Archivos Mensuales: mayo 2011

Algo…

Estándar

“…oras tanto por algo en particular que sientes que pierde el sentido, sientes que es vacio (no porque Dios no te oiga). En ese momento crees que se está cumpliendo (o no) o que falta poco para que empieces a recibir.”

Hechos

Estándar

Hoy me llamaron la atención:

Pero Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Hechos 3:6

😀

El pasaje completo:

Curación de un cojo

Pedro y Juan[a] subían juntos al templo a la hora novena, que era la de la oración.
Había un hombre, cojo de nacimiento, que era llevado y dejado cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiera limosna a los que entraban en el templo.
Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le dieran limosna.
Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: –Míranos.
Entonces él los miró atento, esperando recibir de ellos algo.
Pero Pedro dijo:
–No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.
Entonces lo tomó por la mano derecha y lo levantó. Al instante se le afirmaron los pies y tobillos;
y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, saltando y alabando a Dios.
Todo el pueblo lo vio andar y alabar a Dios.
Y lo reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido. Hechos 3:1-10

yo soy/era el cojo.